miércoles, 29 de febrero de 2012

Tarjeta sanitaria unica

La tarjeta sanitaria funcionará en todas las comunidades a finales de 2012

El Consejo Interterritorial fijará un calendario común de vacunas básicas.

Las agencias de evaluación trabajarán en red para renovar la cartera de prestaciones

La ministra de Sanidad, Ana Mato (de rojo), con la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, antes del Consejo Interterritorial de Salud. / JUANJO MARTÍN (EFE)
Enviar Imprimir
Los problemas para los cuatro millones de ciudadanos que necesitan cada año atención sanitaria fuera de su comunidad autónoma acabarán, como muy tarde, a finales de este año. Así lo ha anunciado la ministra de Sanidad, Ana Mato, al término del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (el organismo de coordinación entre el ministerio y las comunidades) que se ha celebrado esta mañana. Para ello, las tarjetas incorporarán un “código único” que permitirá que el personal sanitario acceda a la historia clínica digital de cada paciente, independientemente de dónde esté.
Mató indicó que esto será posible porque se garantizará la interoperabilidad de los sistemas de información de los distintos servicios de salud, dentro de una política para incentivar la cibersalud (e-salud en lenguaje oficial). Esto es una vieja aspiración cuya necesidad se vio ya en 2003, cuando se completaron las transferencias sanitarias. Lo llevó a un consejo ya en ese año la actual ministra de Fomento, Ana Pastor, y se asentó técnicamente con la aprobación del plan Sanidad en Línea de 2007, que fijó los datos comunes que deberían figurar.
La ministra no explicó si para que las tarjetas sanitarias funcionen así hace falta una nueva, y si las comunidades podrán cobrar por ella, como ya hace Baleares. Esto último es “competencia autonómica”, recalcó. Tampoco habrá que hacer el cambio de golpe, sino que se aprovechará cuando haya que renovar la tarjeta, indicó la ministra.
Además, el consejo acordó establecer un listado básico de vacunación. “Por primera vez”, según la ministra, no incluirá solo las inmunizaciones infantiles que deben darse en todas las comunidades, sino también la edad a la que los niños deben recibirlas. De momento, la lista solo incluirá aquellos fármacos que son comunes (que ya se están dando en todas las comunidades y en los mismos márgenes de edad), explicó después la consejera de Salud andaluza, María Jesús Montero. Para el resto (aquellas en las que hay mucha diferencia en la edad a la que cada comunidad la ofrece, como la del papiloma, o las que solo se aplican en algunas comunidades) se creará una comisión técnica que evaluará su necesidad de incorporarlas al calendario común o no, dijo la ministra. Claro que esto no implica que si, por ejemplo, se decidiera que una vacuna no es necesaria, se pueda obligar a una comunidad a dejar de darla.
Algo parecido ocurrirá con la cartera de servicios. La idea de crear una básica común ya figuraba en el programa electoral del PP, como recordó la ministra. Esta admitió que ya había una, pero que se había convertido en que cada comunidad ofrecía una propia. Para “renovar” la cartera, según definió la ministra el proceso, se contará con la labor de las agencias de evaluación de tecnologías y prestaciones ya existentes. En este momento, en España hay seis autonómicas más una central. La novedad del proceso consiste en que estas “trabajarán en red”.
Las tarjetas incorporarán un código único que permitirá acceder a la historia clínica digital de cada paciente
Su labor no se limitará a decidir qué nuevas prestaciones se ofrecen. Mato tuvo que reconocer que era posible que, si así lo decidían, se retiraran algunos de los servicios actuales. La ministra explicó que esto puede pasar no por problemas en la seguridad (si un fármaco o una tecnología no lo son no deberían hacerse aprobado), sino porque puede haber surgido una opción mejor.
Además, el consejo estableció unos grupos de trabajo para ir avanzando en el gran proyecto de la ministra: llegar a un pacto de Estado para la sanidad que garantice su viabilidad antes de verano. Esta urgencia hace que los primeros trabajos de los grupos (en recursos humanos, financiación) deben estar en un mes, dijo la ministra.
Precisamente como parte de los esfuerzos por la sostenibilidad del sistema, el ministerio renovará la compra centralizada de vacunas contra la gripe que ya inició el Ejecutivo anterior. Esta vez se han apuntado al sistema 14 de las 17 comunidades, frente a las ocho de la primera convocatoria. El resto – la ministra no dijo cuáles- no se ha adherido porque tenían acuerdos vigentes con los suministradores. Eso sí, Mato indicó que lo que se había acordado era que ninguna de estas tendría precios más bajos que al ofertado al conjunto.
La idea de aprovechar la economía de escala en las compras también se aplicará por primera vez este año a las vacunas del conjunto básico común, dijo la ministra. El ahorro estimado no se sabrá hasta recibir las ofertas.
Una comisión técnica evaluará las vacunas en las que no hay acuerdo
Aunque el ministerio de Sanidad ha quedado al margen del debate, el tema de la financiación y el pago de la deuda a los proveedores también fue mencionado por la ministra. Esta recordó que ya había propuestas (créditos ICO, acuerdos con los bancos) en marcha. De momento, esto se está aplicando para la deuda de los Ayuntamientos, y por eso los proveedores como Farmaindustria y Fenin (patronales de los laboratorios y fabricantes de tecnologías sanitarias, respectivamente) no se sienten concernidos –ni beneficiados-, ya que quienes les deben el dinero son las comunidades.
El consejo también fue informado del protocolo puesto en marcha para atender a las casi 20.000 mujeres con prótesis mamarias defectuosas PIP (básicamente, hacer revisiones por si hay que extraerlas y designar centros de referencia para que atiendan a aquellas cuya clínica de estética hubiera cerrado) y de la Estrategia de Diabetes, de la que la ministra no dio más detalle que el hecho de que afectará a unos cinco millones de personas.

SMARTPHONE Y CONTROL DE ENFERMEDAD CRONICA

Ya es conocido como estos pequeños ordenadores se están haciendo un hueco en nuestras recortadas y ajetreadas vidas, y su posible utilidad con la aplicacion adecuada en la gestión de enfermedades cronicas.En este articulo del pais repasa algunas de las novedades de estos artilugios.articulo el pais
Por otra parte nuestros gestores están hoy reunidos en el comite interterritorial   consejo interterritorial hoydonde cabe pensar que estarán decidiendo donde pueden recortar más despues del nefasto dato del deficit .
y en medio de todo ello "estos medico locos con sus viejos cacharros" intentado hacer algo de medicina y de ilusión mientras nos deprimen los telediarios, preparando las comunicaciones del congreso de cronicos, y trabajando en el seguimiento de monitorización de cronicos.
¡Que viciosos!

Unidad Docente Multiprofesional de Atención Familiar y Comunitaria de Alicante: Para futuros MIRes: qué hospital y centro de salud...

Unidad Docente Multiprofesional de Atención Familiar y Comunitaria de Alicante: Para futuros MIRes: qué hospital y centro de salud...: El día de elección de plaza en Madrid (si no optas por la posibilidad on line) eliges especialidad y área de salud (en la Comunidad ...

domingo, 19 de febrero de 2012

El Raval en diario información.

SANIDAD

El médico llega por Internet

La crisis no parece que sea un freno para el uso de las últimas tecnologías en sanidad. La provincia ya está poniendo en marcha las primeras experiencias para atender a pacientes a través de dispositivos portátiles y facilitar que los médicos intercambien información a través de la red.

 02:14  
 
 MULTIMEDIA
PINO ALBEROLA
A sus más de 70 años, José y su mujer Ángeles están aprendiendo a manejarse con una "tablet". Pero no es el ocio lo que ha hecho que las últimas tecnologías entren al hogar de este matrimonio ilicitano. Gracias a este dispositivo, José, que es un paciente crónico que sufre varias patologías, envía todos los días a su centro de salud los datos de su peso, tensión, glucosa y saturación de oxígeno. Y es que la telemedicina se está abriendo paso en la sanidad pública de la Comunidad a una velocidad que ni la crisis puede frenar. Razones no faltan, ya que según sus impulsores permite ahorrar costes, mejorar la atención al paciente, acortar listas de espera y reducir los ingresos innecesarios.
Dentro de los proyectos de telemedicina que está impulsando la conselleria de Sanidad, sin duda, el programa más prometedor es el que se está poniendo en marcha de manera simultánea y experimental en los centros de salud de Santa Pola y el Raval, en Elche, y en la localidad valenciana de Sagunto -con el proyecto Saguncronic- dirigido a atender al paciente crónico. Seis mil enfermos de la provincia participarán a partir de marzo en la fase piloto de esta experiencia. José será uno de ellos. En el centro de salud de El Raval ya le han proporcionado una "tablet" y los instrumentos necesarios para que cada día se controle el peso, la tensión, la glucosa y la saturación de oxígeno.
Mediante "bluetooth" los datos llegan de la báscula y el resto de aparatos a la "tablet" y de ahí, a través de Internet, a su centro de salud. Una enfermera se encarga de controlar que no haya ninguna descompensación en su estado de salud y ante cualquier señal de alarma, le deriva a su médico de cabecera o al hospital. "De esta forma estamos propiciando que el paciente esté más controlado desde un entorno más cómodo como es su casa, por lo que prevenimos ingresos hospitalarios", explica Domingo Orozco, coordinador del Programa de Crónicos de la Comunidad Valenciana. Una asistencia, "de carácter preventivo, ya que ante cualquier urgencia el enfermo sigue su proceso habitual", señala Encarna Manresa, directora de Enfermería del área de salud de Elche. En este sentido, "en urgencias hospitalarias y en el PAS estos pacientes ya están identificados, por lo que si acuden a estos servicios enseguida aparece su historia con todos los registros".
Además de a pacientes crónicos de alto riesgo, como es el caso de José, el programa también abarcará a enfermos de grado medio, "quienes enviarán los datos a través de otros dispositivos, como es el ordenador", explica Inma Candela, coordinadora del centro de salud de Santa Pola. Los pacientes crónicos de bajo riesgo también entrarán en este proyecto, "teniendo acceso a páginas de Internet personalizadas en las que recibirán información educativa", afirma Candela. Y es que, uno de los objetivos fundamentales de este proyecto es el de comprometer al paciente con su enfermedad. "Preocupándose a diario de medirse los valores saben cómo controlar su patología. Además, se van a pactar con ellos objetivos de salud", explica Domingo Orozco.
Los responsables de la iniciativa llevan un año trabajando en su desarrollo y si la fase piloto funciona adecuadamente, en un año podrá comenzar a implantarse en el resto de la Comunidad. Las perspectivas son más que buenas, según explica Manolo Sánchez, coordinador del centro de salud de El Raval. "Estamos muy ilusionados, porque no están surgiendo grandes problemas. Los pacientes se están manejando bien con los dispositivos y nos hacen propuestas para que su manejo sea más sencillo. Estamos aprendiendo mucho de ellos".
Pero esta no es la única iniciativa de telemedicina que se está implantando en la Comunidad Valenciana. En algunos departamentos, el ordenador está sustituyendo a la interconsulta entre facultativos, lo que ahorra visitas del paciente al médico y permite liberar huecos en las agendas de los especialistas. "Si el diagnóstico de un paciente necesita, por ejemplo, de la opinión de un internista, el médico de familia se pone en contacto con él a través de Internet para, si se puede, resolver dudas sin necesidad de que el enfermo tenga que ir a consulta", afirma Domingo Orozco. La conexión entre especialidades "también facilita que en una misma mañana le hagan todas las pruebas al paciente". El departamento de Gandía fue uno de los primeros en poner en marcha esta iniciativa a la que, recientemente, se ha sumado Orihuela y Sant Joan en el área de Medicina Interna.
También se están llevando a cabo las primeras experiencias con imágenes. Es el caso del departamento Arnau de Vilanova-Lliria, donde el personal que asiste a domicilio a pacientes encamados "toma fotos de las úlceras y las envía al dermatólogo o al médico de familia para su valoración". Además se está ultimando el programa Cars "que permite identificar a los pacientes de mayor riesgo y que estará disponible para todos los profesionales a través del programa informático Abucasis.

Proyectos que acortan distancias cuando el tiempo es vital
La telemedicina también está llamada a solventar problemas como el de las distancias dentro de la provincia que complican la asistencia urgente a enfermos con patologías como el ictus, en la que el tiempo es esencial para minimizar los daños de la dolencia. En este sentido, un reciente encuentro para analizar los resultados de el Programa Ictus a nivel provincial puso de manifiesto la necesidad "de redoblar los esfuerzos en zonas como Alcoy o Dénia, muy alejadas del Hospital General de Alicante, centro de referencia para atender a pacientes de toda la provincia", explica Carlos Leiva, responsable de la unidad de Neurología del centro sanitario. En este encuentro, celebrado en el Hospital General de Alicante, se analizaron varios proyectos de telemedicina. "El objetivo es que hospitales como el de Alcoy cuenten con un ordenador con webcam. De esta manera, los médicos del servicio de Urgencias pueden conectar con el neurólogo de guardia en el Hospital General. Gracias a la digitalización de imágenes, el neurólogo puede valorar si está ante un ictus y dar instrucciones para que se inicie el tratamiento en Alcoy, independientemente de que el enfermo sea trasladado a Alicante".

jueves, 16 de febrero de 2012

RTVC.es - Radiotelevisión Canaria - Noticias/ estudio sobre falta de evidencia en Rehabilitación .

yO HE ESCUCHADO ESTA NOTICIAL EN RADIO NACIONAL Y VEO QUE YA SE HACEN ECO TODOS LOS DIARIOS, AQUI OS PEGO ABC Y EN ENLACE EL PAIS Y PUBLICO,CARAMBA ESTO SI QUE ES DIFUSIÓN.

Cómo despilfarrar 75 millones de euros en tratamientos para la espalda que no funcionan
El Sistema Nacional de Salud financia terapias de rehabilitación «sin fundamento científico o inútiles», según una investigación
N. RAMÍREZ DE CASTRO / MADRID
Día 15/02/2012 - 16.47h
Cómo despilfarrar 75 millones de euros en tratamientos para la espalda que no funcionan
ABC


Técnicas de magnetoterapia, onda corta, láser o estimulación eléctrica. Algunos de los tratamientos más utilizados en las clínicas de rehabilitación para combatir el dolor de espalda, cuello o de hombro que son financiados por el Sistema Nacional de Salud «son inútiles y no tienen ningún fundamento científico». El gasto de financiar estas terapias supone un sobrecoste para las arcas públicas de, al menos, 75 millones de euros. Esta es la conclusión de un estudio realizado por la Fundación Kovacs, en colaboración con la consejería de Sanidad de Canarias.

No es la primera vez que se ponen bajo sospecha la eficacia de técnicas de rehabilitación. Pero sí la primera que se cuantifica en términos de sobrecoste y despilfarro. Los datos se publican en la revista científica Bio Med Central Musculoskeletal Disorders y tienen el aval de la Organización Médico Colegial. Durante la presentación del estudio, su presidente Juan José Rodríguez Sendín, pidió que antes de plantear medidas como el copago se resuelvan «bolsas de ineficiencia» se mejore la eficiencia con la que se usan los recursos disponibles.

El estudio se ha elaborado con los datos que ha suministrado una sola comunidad, en concreto Canarias. Aunque los datos son extrapolables al resto del territorio nacional. «Como mínimo, se ha derrochado el 60% de los fondos que el sistema nacional de salud ha dedicado a tratamientos de rehabilitación. Y es posible que esta situación se repita en otras áreas terapéuticas», aseguró Francisco Kovacs, coautor del estudio y director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda. Kovacs consideró «urgente» que las autoridades sanitarias apliquen las recomendaciones de los expertos y empiecen a decidir con un fundamento racional qué se financia en la sanidad pública y qué tratamientos deben quedar fuera. «Es urgente porque estamos inmersos en una grave crisis económica, pero también porque algunas de estas terapias además de no ser eficaces podrían hacer más daño que bien a los pacientes».

El dolor de espalda, cuello y hombro son los tres motivos más frecuentes por los que los españoles son derivados a tratamiento de rehabilitación. Afectan en algún momento hasta el 70% de la población y estas molestias son una de las causas más frecuentes de consulta en atención primaria.
13 tratamientos a examen

El estudio de la Fundación Kovacs y el Servicio Canario de Salud evaluó trece tratamientos aplicados en centros privados de rehabilitación concertados. Se estudiaron desde las tablas de ejercicio clásicas hasta técnicas más sofisticados como son la magenoterapia o la iontoforesis. Los peores resultados los obtienen la termoterapia, el láser cutáneo, la magnetoterapia, estimulación eléctrica, la iontoforesis (electroterapia) y la onda corta. La manipulación manual y los ejercicios clásicos son los que mejores resultados obtuvieron en el estudio.

La investigación se realizó en el Servicio Canario de la Salud porque ha sido el primero de toda España en implantar un sistema informatizado de gestión, que ha hecho posible computar los tratamientos rehabilitadores que recibía cada paciente.

Entre 2004 y 2007, el Servicio Canario de la Salud gastó más de 5 millones de euros en costear en centros privados concertados el tratamiento rehabilitador de 8.308 pacientes con dolor de cuello, 5.693 con dolor lumbar y 5.035 con dolor de hombro.

Como media, estos usuarios recibieron entre 30 y 35 sesiones de rehabilitación, en las que se aplicaron unas cuatro técnicas distintas.

Del total de los tratamientos aplicados, solo el 39,9 % -que supusieron el 40,5% de los costes- contaba con pruebas científicas sobre su eficacia y el resto, no. Lo que significa que el 60% de los fondos públicos se destinó a pagar tratamientos carentes de fundamento científico. De ellos, el 27,54 % cubrió la aplicación de técnicas que habían demostrado previamente ser inútiles.

enlace a el  el pais
publico